Hoy queremos hablarte de uno de los comentarios que nos hicieron algunas clientas antes de conocernos: -Yo no me maquillo mucho, porque he escuchado que es malísimo para la piel.-

Queremos contarte que ese mito es falso. Esta frase la escuchamos mucho pero no está bien justificada. Al día de hoy, la industria cosmética ha evolucionado. El maquillaje ya no es lo mismo que hace 50 años, en donde la calidad de los insumos y los procesos de producción eran básicos y en ocasiones de dudosa procedencia.

Las casas cosméticas se respaldan por laboratorios serios, confiables y profesionales. Esto debido a que existe un interés especial por las materias primas que cuidan y aportan beneficios a corto y mediano plazo sobre la piel.

Cuando te has dado la oportunidad de comprar maquillaje, ¿has notado que los productos ahora traen Vitamina E, filtro solar, Aloe Vera, caléndula, aceites minerales o propiedades antioxidantes?. Esto permite que el maquillaje cumpla funciones adicionales de protección, humectación o ambas y no se queden solo con la pigmentación y cobertura.

Te invitamos a que te des la oportunidad de comprobar que el uso del maquillaje es beneficioso para tu piel, si la cuidas de manera correcta.

Sigue estas 5 recomendaciones para que no le atribuyas malos resultados a su uso:

Realiza una correcta rutina de preparación de piel.

Puede sonar complicado o largo. ¡Pero no lo es! Es necesario hidratar, humectar y proteger del sol. Si no realizas esta rutina básica, la piel absorberá todos los componentes del maquillaje como si fuera su humectación y esto hará que la piel se vea seca, ajada y que posiblemente el maquillaje tape los poros y genere brotes o espinillas.

Desinfecta tus brochas

Pueden estar sucias o contaminadas. ¿Sabías que las brochas de uso personal se deben lavar cada 20 días? Unas brochas limpias ayudarán a que la aplicación del producto y su textura sea ideal. Además evitará proliferación de bacterias y posibles irritaciones.

Aprende a desinfectar tus brochas aquí.

Desmaquíllate.

Cuando nos maquillamos debemos hacer una limpieza superficial con toallas desmaquillantes, agua micelar y finalizar con agua y jabón. Esto te asegurará retirar los residuos de producto cosméticos y el bloqueador solar. En la noche las células de la piel se regeneran y si la piel está cubierta de la polución del día y del maquillaje, este proceso de regeneración se va a perder y rápidamente los signos de envejecimiento prematuro se van a notar.

Usa productos de maquillaje ideales para tu tipo de piel.

Antes de comenzar en este universo del maquillaje debes conocer tus necesidades de piel. Pregúntate: ¿Qué tipo de piel tengo? ¿Piel seca? ¿Piel mixta a grasa? ¿Piel normal? ¿Piel sensible?.
Con este conocimiento los acabados y efectos de los productos sumarán al cuidado de tu piel y no serán nocivos en tu rutina de maquillaje diario.

Revisa la fecha de vencimiento de tu maquillaje.

Nuestra recomendación es marcar cada producto nuevo con la fecha en que lo abriste por primera vez y buscar dentro de las etiquetas un símbolo de producto abierto que normalmente tiene descripciones como: 12M, 6M, 24M.
La letra M indica los meses en los que el producto se puede usar sin problema después de abierto. Un producto vencido es nocivo para la piel. Puede llegar a irritar y a generar alergias delicadas sobre la piel.

Ya que conoces los cuidados que debes tener te invitamos a que te maquilles con toda tranquilidad, trata de buscar productos de calidad y se fiel a las marcas con las que ya has tenido experiencias positivas.

¿Te gustaría aprender a maquillarte? Revisa nuestros talleres de automaquillaje, enfocados especialmente en ti.

Ir arriba
Abrir chat
1
¿Quiéres más información?
¡Hola! Estoy para ayudarte...