Gracias a la llegada del COVID-19 las rutinas han ido cambiando y el comportamiento de nuestro cuerpo también lo ha hecho. Debido al uso de tapabocas, lavado constante de manos y uso de geles antibacteriales se han presentado complicaciones en la piel para algunas personas.

En VPRO Makeup Center consultamos a la doctora Ana María Maya (@ladermatologa). Ella es médica, cirujana y especialista en dermatología de la Universidad CES de Medellín, Colombia. Experta en dermatología preventiva, fotoprotección y detección temprana del cáncer de piel. 

Hablamos con ella y en este espacio nos saca de dudas sobre estas inflamaciones de piel y nos da algunos consejos prácticos para su tratamiento. 

Vale la pena recordar que siempre es muy importante consultar con tu dermatólogo de cabecera, en caso de presentar algunas complicaciones en tu piel. 

En esta nota:

¿Qué es o cómo se identifica una dermatitis?

Dra. Ana María Maya: Existen múltiples tipos de dermatitis, pero para fines prácticos la palabra “dermatitis” 

significa inflamación en la piel (derma: piel, itis: inflamación). La piel se puede inflamar por millones de causas diferentes y por eso puede aparecer en casi cualquier parte del cuerpo, pero se identifica porque la piel afectada empieza a presentar un brote rojo, con descamación (o resequedad) y lo más importante: con piquiña intensa.

¿En qué momento ocurre la dermatitis de contacto?

Dra. Ana María Maya: La dermatitis de contacto ocurre cuando la barrera natural de la piel se ve alterada por ciertas cosas, entre ellas deshidratación, resequedad o contacto con productos irritantes o corrosivos. Esa “pérdida” o alteración en la barrera genera inflamación y brotes en la piel. 

Deben suceder una de dos cosas para que se genere una dermatitis de contacto: o que la piel haya tenido un contacto repetitivo con algún irritante común (incluso agua o jabón, entre otros), o que, por alguna razón, nos volvamos alérgicos a algún componente de un producto que tenga contacto con nuestra piel, entre ellos cosméticos o bisutería (a base de níquel), por ejemplo.

¿Cómo identificamos una dermatitis por estrés? 

Dra. Ana María Maya: Las dermatitis, como otras condiciones de la piel, pueden empeorar o generarse a partir de un evento estresor. El estrés genera liberación de múltiples sustancias inflamatorias que nos terminan generando alteración de la barrera cutánea, piquiña, resequedad, y por eso: dermatitis. Debemos tratar de regular nuestros niveles de estrés (suena muy fácil pero no lo es, yo sé), para evitar crisis de dermatitis y evitar fallas en el tratamiento o recurrencia de la misma.

¿Cómo podemos tratar una dermatitis?

Dra. Ana María Maya: Como expliqué anteriormente la dermatitis se puede dar por resequedad y/o por contacto con irritantes o alergias a ciertos productos. En ambos casos, es fundamental recuperar la barrera de la piel con un hidratante potente, especial para dermatitis, a base de lípidos, grasas y ceramidas, es decir: con un hidratante de tipo emoliente. Para el segundo caso en particular, si logramos identificar el “contactante” que nos está generando irritación o alergia pues debemos evitar al máximo el contacto con éste. Mientras el contacto se evite, no tendría porqué generarse la dermatitis.

En ciertas personas, se requieren otros tratamientos antiinflamatorios a base de corticoides que deben ser individualizados y recetados por un profesional médico.

¿Cuáles son las recomendaciones principales para evitar brotes?

Dra. Ana María Maya: .Para evitar brotes de dermatitis necesitamos:

Mantener nuestra piel hidratada siempre, ya que aprendimos que al estar reseca aumenta la probabilidad de generar una dermatitis.

Regular nuestros niveles de estrés, para disminuir la liberación de sustancias inflamatorias.

Evitar el contacto repetitivo con irritantes en la medida de lo posible, ej: si nos lavamos mucho las manos, tratar de hacerlo con agua no muy caliente, jabones suaves, e hidratarnos la piel inmediatamente después del lavado.

– Si sabemos que ciertos cosméticos o piezas de joyería nos generan alergia (dermatitis), evitar su uso y buscar otras alternativas.

Consultar con un profesional si la dermatitis no mejora o se vuelve repetitiva.

Evitar remedios caseros que pueden empeorar la inflamación, la deshidratación y generar mayores irritaciones e incluso posibles quemaduras.

Con estas recomendaciones podrás combatir esas molestas inflamaciones de la piel. Recuerda siempre consultar con un profesional que pueda orientarte en caso de presentar complicaciones. 

Para contactar a la Dra. Ana María Maya, te compartimos sus redes sociales. 

Instagram: @ladermatologa

Página web: www.ladermatologa.com

Please enter your access token.

Autor:

Estefania Rodriguez Acosta (1) (1)

Estefanía Rodríguez

@estefaniaroac

Ir arriba
Abrir chat
1
¿Quiéres más información?
¡Hola! Estoy para ayudarte...